El activismo en zonas de violencia y fragilidad institucional

Hacia la justicia cuando escasean las garantías

Michoacán es un estado en donde las instituciones ofrecen escasas garantías de justicia, entendida como el ejercicio de derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. Ni las iniciativas institucionales ni la intervención de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) nacionales y transnacionales han sido capaces de revertir la situación.

El presente proyecto de investigación se enfoca en el activismo, el cual entendemos como las prácticas tanto formales como informales orientadas a lograr una sociedad más justa. Nuestra inquietud es comprender cómo funciona el activismo dentro de diversas regiones de Michoacán, mismas que enfrentan múltiples retos asociados a la violencia y la fragilidad institucional.

Nos interesa observar las iniciativas de activistas, por más pequeñas e invisibles que éstas sean, y reconocer su capacidad para cambiar “las reglas del juego”; estamos conscientes de que éstos pueden estar sujetos a intimidación y que la fragilidad institucional puede entorpecerlos. A pesar de lo anterior esperamos encontrar iniciativas que, aún a pequeña escala, demuestren tener potencial para romper con el círculo de injusticia.

Somos un equipo de siete investigadores (antropólogos y sociólogos) con experiencia de investigación en contextos de riesgo. Cada uno de nosotros buscará activistas en diferentes zonas del estado; estableceremos contacto con ellos y a través de una serie de técnicas como las entrevistas estructuradas, observación directa en reuniones y asambleas buscaremos comprender sus prácticas cotidianas.

El proyecto tiene una duración de 27 meses. Durante el 2017 realizaremos trabajo de campo en siete zonas michoacanas. El siguiente año analizaremos nuestros hallazgos y empezaremos a escribir sobre el tema. Finalmente, en el 2019:

  • Publicaremos un par de libros académicos en los cuales citaremos de forma anónima las entrevistas realizadas a activistas.
  • Aprovecharemos los medios editoriales para diseminar nuestras conclusiones generales, siempre cuidando el anonimato.
  • Elaboraremos una serie de recomendaciones generales que servirán tanto a los grupos de activistas como para distintas instancias de gobierno.

Nos financia el Economic and Social Research Council (equivalente británico de CONACyT) a través de la Universidad de esrc-logoAberdeen en Reino Unido en convenio con El Colegio de Michoacán (Zamora) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (Aguascalientes).